Recordando… Al torbellino Alanis Morissette

Pocos recuerdan o ignoran, ya, lo que supuso la aparición de esta chica en la escena musical en el 95 con su álbum de debut.
Muchos, como yo la descubrimos más tarde, pero su historia es digna de admiración y tributo.
En ese año, con su disco de debut, un misil de título “Jagged Little pill”, sin promoción comercial alguna, si no “a pelo” dando más de 400 conciertos en año y medio, lo que le dejó exhausta, y recorriendo ciudades y países, logró vender 33 millones de discos (el récord de ventas de un álbum de debut de una artista femenina en la historia) Este fenómeno único sucedió, a parte de por su inigualable talento, porque en ese disco “escupía” con 21 años todos los martirios que le había tocado vivir en su vida… problemas familiares, problemas derivados de una formación católica estricta hasta el límite y sobretodo, el “hachazo” que le dejó de por vida su dolorosa ruptura sentimental, producto de una relación de cuando ella tenía 17-19 años con un actor 16 años mayor que ella que le dejó por otra.
Las chicas se encontraron con un torbellino lleno de rabia y con una honestidad y una crudeza explícita en sus letras (para algunos, escandalosas) que nunca se había visto jamás “escupir” a una fémina.
Por ello, una legión cada vez mayor de chicas de su edad aproximadamente, encontraron en esa poderosa “exorcización” con tanta realidad honesta, una figura y unas canciones en cuyas historias y letras se encontraban totalmente identificadas,hasta un punto en que Alanis se convirtió para ellas casi en una figura mesiánica.
Fue una auténtica locura, y los datos están ahí; jamás ninguna chica enganchó a tantos cientos de miles, millones en un disco de debut, siendo hasta entonces una total desconocida.
Su primer disco, impregnado de dolor y emotividad rabiosa, poseía además un sonido rock-post grunge y potente, a la vez que industrial, que le daba más fuerza todavía a su contenido. Los siguientes discos de los 90 fueron ya aclamados por todo el mundo y son obras maestras, en especial el “Unplugged” de la MTV 99 que se puede encontrar en video íntegro en YouTube. Ahí ya vemos a la Alanis más dulce y “modosita” que conocemos. Posteriormente, con el cambio de década su carrera decayó un poco (igualar sus anteriores trabajos era casi imposible) pero siempre nos dejó grandes canciones y grandes joyas repartidas en estos últimos 13 años.
El motivo que más dolor causó a Alanis, fue su primer “desengaño amoroso”, de hecho escribió el tema que pongo “You ought to know”, donde vemos a una irreconocible jovencita Alanis llena de rabia y dolor con una letra muy, muy dura (quizás no apta para algunas sensibilidades)… ese “descorazonamiento”, pese a tener varias relaciones posteriores le ha desiquilibrado y perseguido casi toda su vida. De hecho,  dejo a continuación del primero, “flinch”, un tema casi 10 años posterior donde, como de costumbre (ahí radica parte de su éxito) nos abre su corazón de par en par y nos muestra en dicho tema que aún seguía sufriendo (atención al momento,en que le cae una lágrima, y la multitud femenina grita y aplaude a rabiar.)
Su absoluta identificación con las vivencias íntimas del público femenino, a parte de poseer una de las mejores voces de la historia, a la que dota con matices personales únicos, y esas composiciones hacen de ella una de las artistas más grandes de siempre.
Dejo también, pinchando en FORGIVEN, otra muestra de brillantez, casi de otro mundo. O su famoso “Ironic”. (con una letra que no tiene pérdida)
Ahora, a sus 39 años, casada y madre hace 2 años, parece que poco a poco va encontrando esa estabilidad emocional que tanto le ha faltado y que le ha hecho ser “dolorosamente” tan especial.
#Síguenos en Instagram